Definitivamente, no hay nada MEJOR que tener amigos y conocer gente copada, buena onda, que siempre está ahí, acompañándote, haciéndote morir de la risa, bancando tus locuras y tus rayes.
Qué lindo es el querer.